Hola amigos:

Espeleo50, es un colectivo de espeleólogos con mucha experiencia y federados en la FME.

Somos ya un poco maduritos, pero todavía con ganas de guerra.

Ahora ya podéis seguir nuestras nuevas aventuras en este blog.

Un saludo,

Espeleo50 team

23.11.09

Sur - Sima de la Higuera

(8/11/2009)
Una noche de la semana anterior fui a casa de Lola a llevarle unas revistas y conocí a su hermana Raquel. En plena euforia de sobremesa y hablando de la próxima incursión a la Sima de la Higuera y del grupo que íbamos a entrar le solté a Raquel, como si nada, si le apetecería venir a una cueva el fds y se apuntó, sin pensárselo, a la idea. El único problema que surgía en el horizonte era que no había tocado una cuerda de espeleología ni de escalada en toda su vida. Y además no hacía deporte desde catorce años atrás... Me imaginé que se desinflaría a lo largo de los días venideros en cuanto le dieran detalles de lo que significa bajar y subir una sima. Pero nos equivocamos totalmente con Raquel. Joaquín le había dicho a Lola que diese un minicursillo a Raquel en el rocódromo casero, y recolecto material para equipar a las dos hermanas; pero en la indecible vorágine de la semana laboral no tuvieron tiempo -ni ganas- de realizar aprendizajes deportivos. Esta era la situación a las once de la mañana del domingo: Joaquín esta en el veterinario para que recosan a su perra -operada hace días y descosida la noche anterior-, Raquel sigue sin tener ni zorra idea de lo que es un mosquetón o una cuerda y su hermana Lola está en casa un montón de nerviosa. Felizmente yo he dejado de preocuparme por este asunto confiando en que algún duendecillo resuelva la situación; pero Joaquín me confiesa que ha tenido la noche anterior una pesadilla. De cualquier forma, montados en el coche de Joaquín, los cuatro nos deslizamos suavemente por el hermoso paisaje de Yéchar. Justo llegar al cementerio de Pliego y la furgoneta del grupo de Madrid apareció por la carreterilla en lontananza. De golpe un torbellino: Raquel y Lola formando el ojo de un ciclón cuyas nubes son casi todos los machos que hay en el lugar. Posiblemente los muertos del cementerio también se han levantado de sus tumbas al oír el follón que se organiza. Me disponía a hacer las presentaciones pero nadie las necesitó. Se presentaron abalanzándose unos sobre otros.Durante los preparativos el chirrido de la falta de experiencia de Raquel comenzó a subir de volumen. Ya no me podía escaquear... Raquel quiere entrar en la cueva con un clavel sobre su oreja derecha. Zaca me lanzo una mirada seria mientras me hacía algunas preguntas sobre la situación. Yo estaba esquivando el asunto bastante bien. No tenía ningún plan en la cabeza... creo que esperaba una solución llovida del cielo. Nos llevamos una cuerda de 40 por si acaso... por si acaso nada. Cuando abrimos la cancela de la sima la realidad cayo sobre nosotros como una pesada losa. Raquel no iba a poder bajar los fraccionamientos. Zaca sugirió la genial idea de descender a Raquel con un ocho o un dinámico y me agarre a ella como un desesperado. Realmente en esta sima no había problema para hacerlo. Tiene buenas repisas que dividen la bajada en tres sectores de menos de 40 metros. Incluso de menos de 20. Llevar a la práctica la idea no nos costo ningún esfuerzo, salvo desliar de vez en cuando las cuerdas, y en poco tiempo estábamos abajo. Para más tarde quedaba el asunto de ascenderla. El inicio de la experiencia espeleológica de Raquel había sido poco ortodoxo pero su continuación iba a serlo menos todavía. Comencé haciendo algunas fotos en las que la utilicé como figura femenina en medio de la extraña naturaleza. Pepe, Antonio y Hugo habían desaparecido atraídos por los catadióptricos que llevaban a la Sala del Paraíso. No me extraño su ansiedad. Un cartel bien visible daba instrucciones precisas respecto a los cuidados necesarios para proteger la cueva. De inmediato Raquel y Lola se saltaron una de las normas: no fumar. Intenté convencerlas de que no lo hiciesen pero no encontré la manera adecuada de convencer a unas chicas tan fuertes. Sin embargo no me enfadé. Al fin y al cabo un poco de humo no iba a conseguir destrozar la cueva ni una milésima parte de lo que lo hace un pisotón en las arenas cristalinas de color blanco crema, ni tampoco lo que destruye un manotón sobre los corales que tapizan las paredes. Los catadióptricos cilíndricos de dos centímetros de largo y cuatro milímetros de diámetro que jalonan la ruta fueron todo un descubrimiento. La gran ventaja de estos chismes es que se ven por igual desde 360º a su alrededor. Bueno para la ida y bueno para la vuelta. Ya habíamos pasado varias gateras retorcidas y nos tocaba la famosa gatera cuya desobstrucción condujo hace unos años al descubrimiento de la Sala del Paraíso. Primero pase yo. Instruí a Zaca para que tuviera cuidado con el pequeño desfonde que sucede a la gatera. Hay que evitar salir de forma descontrolada si no quieres caer de cabeza o de espaldas, dependiendo de la elección. Zaca instruyo a Lola. Y luego Lola siguió avanzando conmigo y con Zaca. El hecho fue que Zaca no instruyo a Joaquín en el delicado paso pues era un tío. Pero... ocurrió que Joaquín era en realidad Raquel. Oímos el batacazo desde unos metros más adelante. Mi primer pensamiento fue hacer un cálculo de los posibles daños. Me recorrió un escalofrío. La chica estaba sentada y hablaba de forma coherente. Después de un rato vimos con alivio que no tenía nada roto. Avanzamos un poco más hasta el lago y dejamos que se recuperase y que decidiese si quería continuar o salir ya. Joaquín y Zaca fueron a buscar al resto del grupo para conseguir una pastilla de ibuprofeno -que suele llevar Antonio-. Contra todo pronóstico la aguerrida Raquel decidió seguir adelante pese a todos los hematomas y porrazos -cadera, muslo, codo... - Hicimos el paso del lago limpiamente con mucha agilidad y nos encontramos de frente con algunos que volvían. Poco después nos reuníamos todos en la Sala del Paraíso. La continuación fue deliciosa. Hicimos muchas fotos, disfrutamos del paisaje subterráneo, comimos en un cruce con arena blanca, hablamos de la conservación de las cuevas, algun@s fumaron, otros les criticaron y vimos otra sala tan bonita como la del Paraíso. Pero lo más divertido fue la guerra dialéctica que estallo entre Zaca y Raquel: dos titanes de la invectiva. En algún momento pareció que la guerra iba a terminar a palos...La logística acordada para salir de la sima fue la siguiente: Primero saldría Antonio seguido de Lola, y de Joaquín supervisando a Lola. Luego saldrían Pepe y Zaca, que montarían con una polea y un puño un sistema de ascenso para Raquel. Raquel escalaría en la medida de lo posible los pozos (por suerte son muy escalonados) Finalmente Hugo y yo seguiríamos a Raquel ayudando y supervisando. En mucho menos tiempo del que esperábamos todos nos encontrábamos fuera. La noche era primaveral y con los focos de leds tuvimos pocos problemas para descender y seguir la senda. Pocos, pero no ninguno... Raquel tuvo algún resbalón y le entró una flojera cuando ya estábamos cerca de los coches. Y Lola piso una piedra en el camino y se torció un tobillo. Vamos, que si el padre de las dos chicas llega a estar por allí nos hace picadillo. De cualquier forma el grupo 8 se sentía muy unido. Después de cambiarnos junto al acogedor cementerio de Pliego y de dejar las llaves de la sima en el lugar debido, Lola nos sugirió para cenar el restaurante El Niño de Mula.Entramos prácticamente al asalto en el restaurante. Había tres o cuatro mesas ocupadas pero curiosamente una mesa redonda para ocho comensales estaba preparada como si hubieran estado esperándonos. El servicio era rápido como el rayo. Dicho claramente: nos pusimos ciegos de ricos platos. Los pobreticos madrileños tuvieron la enorme suerte de conocer de primera mano y en un sitio excelente la comida murciana. Jamás olvidarán esos sabores y hasta es posible que les obsesione el recuerdo del Sur... Raquel nos aseguró que había encontrado el deporte de su vida o su deporte. Nos dejo a todos alucinando. Incluso se hablo de las próximas cuevas a las que podría entrar: el Solins y la Cueva del Gigante en Cala Estrella. De cualquier forma en Navidades volveremos a tomar el pulso de esta insólita espeleóloga en ciernes. Que me aspen si es verdad que sigue haciendo espeleo...


Sur - Sima Destapada

(7/11/2009)
Paso veloz por Madrid rumbo a un sur muy querido por mí, dejando un reguero de señales de humo. Pepe, como una balanza en equilibrio inestable, esta a punto de oscilar. Intuyo que vendrá. Una ocasión perfecta para que él junto con Zaca, Hugo y Antonio conozcan la Sima Destapada.
Transcurre una semana familiar en Alguazas volviendo a tomar el hilo de mi red de relaciones, aprovechando para localizar una nueva batería para la taladradora Hilti, leyendo a Galois, pero sin gran interés por la espeleología. Para mí la Destapada es una vieja conocida. Me atrae volver a ese cálido lago enterrado a más de 200 metros de profundidad del que guardo un hermoso recuerdo. Sus aguas transparentes, profundamente oscuras me atraen de forma mórbida... como una mujer llena de misterio.

A las ocho y cuarto del sábado siete me reúno con Joaquín en el San Onofre, frente a la antigua Casa del Cura. El día es brillante, como un tanka tibetano proyectado al Mediterráneo, y templado, casi primaveral. Siento un gran placer, como si todo los detalles de una complicada trama encajasen de pronto, permitiéndome disfrutar del presente sin restricciones; como un reencuentro sin futuros inciertos, ni añoranzas pasadas.
Esperamos al resto del grupo entrando a tomar café en el bar de la Plaza del Mar en Isla Plana. Nuestros amigos de Madrid han alquilado aquí cerca un apartamento para las noches del viernes, sábado y domingo. Disfrutan del puente de la Almudena. Pensando que estarán todos dormidos todavía, estoy llamando a Pepe cuando me le veo venir sonriente y feliz. Es una gran alegría volver a verle... enseguida aparecen Hugo, Antonio y Zaca.

Nos cuesta un par de intentos dar con el aparcamiento ideal para pillar la senda de la Destapada, pero lo encuentro. Hay por doquier un penetrante olor a plantas aromáticas, que nos hechiza sin escrúpulos, mientras nos vestimos para la cueva. Solo llevaremos bañador y mono de tela ligera. Los más de 30ºC y la humedad 100% de la zona profunda pueden deshidratar a cualquiera. Compruebo que todos llevamos tres litros de líquido. Joaquín se ha fabricado dos botellas aisladas que ha cargado de isostar helado. Parece que su aislante funciona muy bien.
¿Que material llevamos? Dos cuerdas de 100, una de 40, dos de 20 y un cabo de 8 metros; treinta mosquetones y 10 chapas con tornillo y mosquetón. Tenemos previsto 20+40 para los pozos de entrada, 100 para el pozo Coke y solo 100+20 para el pozo Salva (aunque la reseña marca 130) Habrá que tener cuidadín. En los pozos de entrada no hace frío ni calor. Mientras equipo los pozos voy pensando distraído en mis cosas y esperando a Pepe para indicarle la continuación. Curiosamente alguien ha colocado en los destrepes unos tacos de madera atornillados que facilitan los movimientos de los pies.
En la base de los pozos de entrada, al comienzo de la Red Horizontal, me paro a esperar haciendo alguna foto. Poco después, siguiendo una ruta bien trillada y balizada, alcanzamos la cabecera del Pozo Coke. Zaca y Antonio han dejado bien claro desde el principio que no van a bajar al lago por lo del calor. Prefieren ir a la Sala Cartagena sitio en donde no hace calor y en el que pueden contemplarse formaciones maravillosas. Hugo, Joaquín, Pepe y yo sí que bajaremos al lago. Como no hay cuerdas para todo a la vez Zaca y Antonio nos esperaran en el inicio de los pozos.
Todos los de Madrid coinciden en afirmar que mis nudos son deplorables, siendo difíciles de reconocer como nudos ocho. Me importa un comino. Al comienzo del Coke la charla con Zaca se convierte en una grosera y pornográfica embarrada que Antonio se complace en documentar con una cámara de video. Espero que la mujer de Zaca no lo vea nunca jamás.
No encuentro los anclajes químicos de acero inoxidable que fraccionan el pozo Coke. La instalación me resulta confusa o, quizás mejor dicho, mi mirada está confusa. Como el pozo consiste en una rampa que se podría bajar andando si no fuese por lo resbalosa que está, tampoco me preocupo excesivamente por ello. Pienso que faltan algunos anclajes, pero Zaca y Antonio, que vienen algo después a echar un vistazo, encuentran todos los fraccionamientos necesarios... La rampa barrosa ha sido provista de escalones -tallados en la tierra- que facilitarán su ascenso. Pero la última parte es demasiado angosta y se hace desagradable. A la subida este punto del Coke se nos convirtió en el pasaje más difícil y agotador. En contra de mi comportamiento habitual en las cuevas -crecerme ante las dificultades- me gustaría que la bajada hacia el lago fuera un agradable paseo sin ninguna dificultad. Me encantaría tenerlo a mano.
Para evitar sorpresas desagradables en el pozo Salva, voy economizando cuerda. Pepe me acusa de dejar muy escasos los fraccionamientos, pero no me gustaría que se nos acabasen las cuerdas unos metros antes del final del pozo (en ese caso no podríamos llegar al lago, única justificación de las penalidades del Pozo Salva) La realidad me da la razón. El último fraccionamiento coincide con el final de la cuerda de 100. Desde aquí uso la cuerda de 20 evitando por los pelos el paso de un nudo. Tenemos mucha suerte.
En cuanto veo el lago se me enciende una lucecita. Me quito el mono y me meto en el agua con un placer exquisito, como si de un arcaico ritual de bautismo se tratase. Es un agua de una transparencia mágica. De a buten tronco... como mola -desvaríos madrileños- mientras nos bañamos se nos van aflojando las neuronas. Pepe esta haciendo fotos dentro del agua. Yo me he dejado la cámara en la cabecera del pozo Salva para evitar su destrozo definitivo. Con una humedad tan alta, estando con el objetivo al aire y con el polvo por todos lados tengo todos los boletos para quedarme sin máquina fotográfica. Un termómetro de máximas y mínimas marca 31ºC.

A la subida endosamos a Joaquín y Hugo, mucho más jóvenes y fuertes, la pesada tarea de desinstalar los dos pozos. Cuando alcanzo la mitad del Salva me chorrea tanto sudor por la frente que me entra en los ojos. Resulta ser un líquido que escuece a rabiar. En el entreacto de los dos pozos puedo limpiarme el sudor y beberme medio litro de agua.
Dejo de oír a Pepe en cuanto paso hacia el Coke. No más alcanzar su cabecera comienzo a vociferar a pleno pulmón. Pienso que Zaca y Antonio, aburridos por la espera, se han ido. Zaca me contesta destempladamente que a qué vienen esos gritos. Los he despertado de su magnífica siesta. Me uno a ellos en la posición yacente hasta que llega Pepe. Una hora después comenzamos a inquietarnos por Hugo y Joaquín. Sopesamos las posibilidades de que haya reventado uno de ellos por el camino. Dejamos pasar un rato más, hasta que Antonio y Zaca no pueden más y deciden bajar. Cuando Antonio ya esta descendiendo oímos una débil respuesta a nuestros gritos. Media hora después Hugo y Joaquín se encuentran a nuestro lado cansados de la brega.

La distancia a la Sala Cartagena es escasa. Zaca se adelanta con Antonio y cuando llegamos a la cabecera del pozo de acceso ellos ya se encuentran abajo. Todo lo que hago en la sala es sacar la cámara junto con el trípode y comenzar a disparar fotos como un poseso hasta que me toca el turno de salida. La Sala Cartagena no defrauda a nadie, es un magnífico panel de excéntricas de aragonito de una delicadeza y belleza extremas. Es necesario acercar la mirada a las paredes para que se hagan evidentes estas hermosuras.
Los primeros en salir son Antonio y Zaca. Les sigo rápido para indicarles en la Red Horizontal la ruta alternativa, mucho más corta, hacia la base de los pozos de acceso. Luego vuelvo para esperar a todo el resto. Con el barrillo que tengo a mano voy construyendo todo un ejército de pequeñas peonzas con aspecto de seta dobles. Me quedo ensimismado hurgando en soledad mis pensamientos indecibles.
Pepe viene desinstalando. Él y yo somos los últimos en salir de la Destapada. La calma domina la escena. Todo preñado de las lucecitas de los pueblos, de estrellas y de la oscura masa del Mediterráneo hasta el horizonte. Disfrutamos de una templada noche-hermosa mientras bajamos por la senda. Un cartel grafiteado en una losa de roca: I love you me recuerda algo olvidado. La noche se resuelve apaciblemente en el apartamento de Isla Plana con unas setas preparadas por Zaca y un delicioso pastel de carne aportado por Hugo. Todo regado por muchas cervezas.