Hola amigos:

Espeleo50, es un colectivo de espeleólogos con mucha experiencia y federados en la FME.

Somos ya un poco maduritos, pero todavía con ganas de guerra.

Ahora ya podéis seguir nuestras nuevas aventuras en este blog.

Un saludo,

Espeleo50 team

10.4.09

Mata Asnos

Mata Asnos (28/03/09)
Coordenadas UTM Datum E50: 572.011 4.491.239
Las excusas de unos y la nostalgia de otros, nos hicieron cambiar de destino; en lugar de visitar SC-16, nos subiríamos un poquito más al norte para bajar a la sima de Mata-Asnos.
Muchos del grupo, ya la conocíamos (algunos desde hace 30 años) y a todos los implicados nos pareció buen cambio.Las llamadas pertinentes durante la semana se resumen a: aclarar el rollo de las cuerdas y a, somos 4, no al final 6... Se viene Micky y las niñas, total 8; Que no, que no viene somos 5! Pero viene Felix, pero no entra.... ¿¿pero, cuantos somos??
Al final, el sábado por la mañana, en la "zakhaneta" vamos 4: Perico, Zaca y su esguince, Antonio y yo. De los cuales solo bajamos Antonio y yo (Hugo). De camino llama Felix, al final viene con Dipak aunque para cuando llegue Antonio y yo ya estaremos bajo tierra, no los veremos hasta la salida. Un cafecito y el pan en Villaconejos de Trabaque y sobre las 12:55 estoy montando el pasamanos de entrada, con todo el material distribuido y perfectamente empaquetado gracias al trabajo de Zaca que como está impedido, colabora al máximo conduciendo, porteando, empaquetando y apuntándose a las salidas sin dudarlo, todo lo que su maltrecho tobillo le permite. Antes de entrar advertimos a Perico y a Zaca de que en 4 horas estamos fuera y que un par de ellas de margen. La verdad es que tranquiliza mucho tener "en superficie" una pareja como esta, mucho mejor que tenerlos enfrente jugando al mus.
Tras un cambio de instalación en la cabecera del pozo, desciendo hasta la marmita intermedia, a unos 11 metros, donde fracciono sin usar el pasamanos que te aleja aún mas de la, hoy, inexistente cascada. Después bajo sin dificultad hasta abajo, 12 metros más y doy el libre. Antonio me sigue y cuando llega abajo charlamos y me cuenta que ha alargado un poco la comba de la fracción pues le parecía corta para el ascenso. Sin pararnos nos metemos de lleno en "el meandro", sin duda el paso más duro de la cavidad, de unos 300metros, sus formas nos hacen contorsionarnos, empotrarnos y adquirir mil y una posturas, incomodas todas ellas, que ya de entrada te pasan factura. Para más risa, en los dos pasos en los que se cierra considerablemente el conducto hay dos resaltes de un par de metros cada uno que si bien son destrepables, tienen una cuerda para facilitar la maniobra. Cuando nos acercamos al final, el tramo más inundado, solo nos deja la opción de colgarnos de los pasamanos y tirolinas de acero que están instalados en fijo.

El último de estos pasamano salva una marmita de por lo menos 3 metros de profundidad, pero su forma de ángulo recto la hace complicada de pasar, más aun cuando en la segunda parte la cuerda está atada casi al techo y tienes que remontar subiendo. Es un paso algo dinámico y técnico en el que Antonio tuvo que dar varios intentos, le pasé mi puño porque el suyo iba en su saca y al final tire de él y salvamos el paso.
En la maniobra se me calló un mosquetón al agua; "mala suerte" pienso, falso.Desde esta marmita se montan casi seguidos los P-10, R-3 y P-20 restantes hasta las galerías inferiores. En otra marmita veo una ristra de mosquetones con placas hundidos, de alguien con peor suerte que yo.
Por un momento creemos oir voces, tratamos de afinar el oido. Quizás hay alguien entrando por el meandro. No, no viene nadie. Más trarde sabríamos que lo que oíamos era el agua comenzando a correr porque estaba lloviendo fuera.
Montamos los pozos ya que el resalte está en fijo y según llego a la base del pozo doy libre y me enciendo un cigarrito "made in me" mientras me despojo de todo menos el arnés. Llega Antonio.
Descansamos, comemos, las fotos a las galerías fósiles y ¡LA HORA!. Son las 16:15, si llegamos a "los gours" (objetivo de la visita) y volvemos saldremos muy tarde y preocuparemos a los de fuera, si salimos ya, por lo menos estamos dentro de los márgenes: Al final puede la prudencia: salimos. En poco más de 5 min Antonio está ya subiendo.

Subo el P-20 después de Antonio, lo desmonto son las 16.40 y mientras el sube el R-3 me hago un invento con uña de escalada (muy útil para equipar en espeleo) un cordino, una piedra y un mosquetón. Solo me falta algo de cuerda. Le pido a mi compañero una cuerda que tiene y consigo "pescar" literalmente los mosquetones que encontré al entrar. Tras subir el R-3 y el P10, recupero también mi mosquetón mediante la misma técnica.Mientras tanto mi compañero sufre las dificultades, agravadas ahora por las ganas de salir y el conocimiento de lo que queda por delante, del comienzo de "el meandro" en sentido inverso.
Pasados los pasamanos, llegamos a la cuerda de un par de metros , por la que descendimos desde el laminador superior que utilizamos entrando. Antonio hace unos cuantos de intentos de subir al laminador, hasta que decide que no hay forma que mejor probar a seguir a la misma altura por el meandro. Por aquí sin problemas. Poco después, casi llegando al último de los resaltes de 2 m, Antonio grita: ¡Una saca hundida!. Cuando llego no doy crédito, efectivamente hay una saca en el fondo del meandro, hundida 1,5m. Volvemos a sacar nuestro "aparejo de pesca" y ¡PESCAMOS! La saca y todo el material que contiene se vienen para fuera con nosotros. Las risas duran bastante. En el resalte aun nos reímos más cuando Antonio se da cuenta de que el ha subido tirando de la cuerda mientras que yo he subido empotrando y con dos petates y he llegado antes, me mira y dice: Chaval, tuuu…. ¿qué?, ¿de qué vas? -Te voy a lijar las pegatinas del casco a la que te pase, contesto, y más risas. Unos 50m mas adelante aún nos encontramos, también hundida, una linterna estanca en perfecto estado, no nos lo creemos, esta salida es como ir a por material a la tienda de Ceci, pero sin elegir y sin pagar; "Lo que toque, pero gratis".
¡Animo Antonio! Grito. ¡Solo faltan unos 100m para llegar al pozo de salida! En pocos minutos estoy encarando el primer tramo, fracción, ¡Libre!. Segunda tirada, veo el exterior y ¡NIEVA! Se lo comunico a mi compañero que ya está subiendo y desinstalando. Cuando salgo al exterior, tras el pasamanos, Zaca me pone al día. Una hora después de entrar, el tiempo empeoró a lluvia, de ahí al granizo y de ahí a la nieve. En dos horas bajo el termómetro de 14 ºC a estar nevando copiosamente.Los caminos están a punto de convertirse en barrizales traicioneros y ninguno puede dormir aquí. Hay que darse prisa. Son las 19:30, Antonio no se acaba de apañar para desmontar el tramo final del pasamanos, le pido que salga y me deje entrar a mi a desmontarlo; accede y en poco tiempo estamos en la furgo. Menos mal que por la mañana nos preocupamos de instalar una cinta en la resbaladiza rampita que lleva a la boca de la sima. De lo contrario nos habríamos "reido" bastante tratando de remontar la rampa totalmente cubierta de nieve como estaba.

Tiramos los arneses y las mochilas atrás, saludamos a Felix y a Dipak que está alucinado con la nevada en medio del bosque y ya casi de noche y sin cambiarnos nos vamos.En uno de los cruces de pistas, tenemos que empujar porque patinamos, por suerte se resuelve rápido y bien y al poco estamos en la carretera.

No nos cambiaríamos hasta llegar a Cañaveras, unos 50kms después, por la nevada. Perico reflexiona sobre algo que es muy cierto, me dice: "Hugo, cada vez que te veo nieva". Es cierto y textual.Sobre las 23:30 llegábamos a casa de Zaca donde reorganizamos material en pocos minutos y arrancamos cada uno para nuestra madriguera, Perico y yo juntos ya que se ofreció a dejarme en mi casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario