Hola amigos:

Espeleo50, es un colectivo de espeleólogos con mucha experiencia y federados en la FME.

Somos ya un poco maduritos, pero todavía con ganas de guerra.

Ahora ya podéis seguir nuestras nuevas aventuras en este blog.

Un saludo,

Espeleo50 team

5.3.09

TORCA DEL CARLISTA

28/2/09
Teníamos esta salida planificada desde hace algún tiempo y por fin llegó el esperado día.

Casi todos los asistentes conocíamos la Torca del Carlista, por haberla hecho tiempo atrás. No digo cuántos años atrás para no dar pistas, pero unos pocos sí que son. Bueno, tampoco tantos como el mítico Jon Arana, regresando a la Torca 50 añitos después de haber bajado por primera vez (qué güevos había que echarle entonces) pero unos cuantos de muchos de años sí que son….

Dormimos el viernes en Balmaseda por cortesía de Miguel.
El sábado 28, según lo planificado (increíble) arrancamos a las 9:00 AM, camino de Ranero. Dejamos atrás a Zaca y Felix. Zaca con muleta y pie fastidiado, evidentemente jodido por tener que dejar el Carlista para mejor ocasión. Y lo que es peor, teniendo además que aguantar las bromas de sus queridos amiguetes. Al final, bajo la tortura del recochineo, no tiene más remedio que admitir que lo del pie había sido autolesión, producto del acojone que entra al poner el culo encima del voladito del Carlista.

Coche de Miguel y furgo de Pepe llegando al parking de Pozalagua algo antes de las 10:00. Buena hora.
Preparativos habituales: equipo personal , tres sacas con tres cuerdas de 100m, (el P60 y dos vías en el volado de 90) más una cuerda de 20 para bajar al sifón, mosquetones y chapas, algo de comida, etc.

A las diez y pico estamos tirandoparriba: Chicha, Hugo, Micky, Miguel, Pepe y yo.
Yo con mi Garmin y las correspondientes coordenas de la boca. Los deberes hechos. A pesar de que alguno decía que cómo no íbamos a encontrar la boca, que no tenía pérdida… Lo cierto es que el GPS tuvo que cumplir su misión, llevándonos directos a la boca de la sima. Directos en sentido estricto de línea recta. El último tramo trepando lapiaz-a-través. Sin problemas, un poco de calentamiento nunca viene mal. Bueno, la próxima vez intentaremos ir andando por la senda para variar.
Las UTM de la boca de la Torca del Carlista son:
Datum E50 (30 T)
468.459
4.790.280
Una vez en la boca del agujero, a alguien lanza la tradicional pregunta que suele surgir en la boca del Carlista: ¿quién instala? Todos ocupadísimos cada uno con su propio arnés; este mosquetón aquí , este allí, el stop, el cabo… Que ¿quién coño instala!!?
Pepe, dice vale voy yo. Menos mal ya hay uno. Hace falta otro, porque vamos a instalar dos vías en el volado. Venga, voy yo detrás de Pepe con una saca de 100 hasta la repisa. Son las 11:30, buena hora. Micky entra detrás de mí, con la tercera cuerda de 100. Arriba quedan Hugo , Chicharro y Miguel , esperando pacientemente su turno.

Mientras Pepe sigue instalando los dos fraccionamientos después del pasamanos. Micky se junta conmigo en la repisa. Bueno venga, quién instala la segunda vía: a dedos. Una, dos y tres, ya!: cuatro dedos; 1,2,3 y 4 me tocó (mecagonlaleche).
Tiro detrás de Pepe con la saquita de 100m.
Nos juntamos Pepe y yo colgados a -60m en la cabecera del agujero negro. Decidiendo dónde instalar la segunda vía con spits, porque no tenemos llave para los parabolts de 10 que tienen mucha mejor pinta (para la próxima que no se nos olvide que los parabolts son de 10). Veo desaparecer a Pepe en lo negro mientras yo acabo de instalar mi cuerda. Le pongo doble reaseguro. Qué acojone! Adrenalina por las orejas.

Casi llegamos abajo al mismo tiempo, porque Pepe baja todo el volado malediciendo y cangándose en tó, mientras se pelea con los rizos y revueltas que hace su cuerda. La mía sin embargo sale dócilmente de su saca.

La impresión que yo recordaba, de flotar metido en una burbuja de luz, que se acababa en lo oscuro cuerda arriba, en lo oscuro cuerda abajo y alrededor sin llegar a ver paredes, ni techo, ni suelo ya no existe. Vaya mierda de luz que gastábamos entonces. Ahora el foco de nuestras modernas StenLight alcanza perfectamente los 90 metros. Se ve el techo y el fondo en todo momento. Bajando, pienso que tampoco es tanta ventaja poder ver el suelo a tomar por saco, 90 metros: vaya hostia! Y qué gustazo da llegar al suelo de la Sala G.E.V. / Jon Arana

Pasado un rato estamos los seis espeleoturistas haciéndonos fotos junto a las dos vírgenes. Suponemos que son las que bajó Arana con sus hijos, hace unos meses. No sé porqué me había imaginado que las imágenes serían más grandes. La verdad, me parecen un poco canijas.
Tiramos caos de bloques pabajo en dirección a la parte inferior de la sala, con la sana intención de ir hasta el sifón de fondo a -350m. En la bajada pasamos junto a un gran bloque que tiene una pintada hecha con carburero. Qué cerdos! Se lee “L.U.S.S. Dave nosequé y Dave nosecuantos” Coño! Pero si son nuestros antiguos amigos ingleses de la Lancaster University. Esas campañas conjuntas S.E.I.I.-L.U.S.S. que hacíamos en Picos de Europa, qué tiempos. Esa pintada lleva ahí varias decenas de años (aunque menos de 50) . Se les perdona el graffity, eran otros tiempos.

Deambulamos un buen rato por la parte baja de la sala, echándole afotos a las excéntricas, formaciones y espeleotemas varios que vamos viendo. Son las 5 de la tarde, buena hora, cuando decidimos que ya es momento de volver en dirección a las cuerdas. No sin antes beber algo y comernos una mandarina.

Cuando llegamos los últimos hasta las cuerdas, Chicha ya está dándole al puño. Le sigue Hugo por la segunda cuerda. Parece un tren de mercancías con su saca colgando y a continuación el enorme bidón de plástico que ha encontrado, roto y abandonado en la parte más baja de la Sala. Gracias al ecogesto de Hugito el viejo bidón acabará horas más tarde, en un contenedor de Balmaseda.

Se oye el primer LIBRE!!! con un clarísimo tono de alivio. Engancho la cuerda y me pongo a darle al pedal y al San Pantin. Chicleo, chicleo, chicleo. Estoy a poco más de medio camino, cuando veo que viene por el exterior SuperMickyman con el croll humeando. Me pega una lijada, de arrancar las pegatinas del casco. Qué cabrón! Pero cómo lo haces, joputa, me da tiempo a decirle mientras me adelanta. El gimnasio que se nota, me contesta, alejándose.
15 minutos que tarda en los 90 metros, el mamoncete.

El último tándem de subida, lo componen Miguel y Pepe que tardan solo un par de minutillos más que Micky. Qué par de máquinas! Vienen desinstalando.
Ya estamos fuera. Chicha y Hugo han salido los primeros todavía con algo de luz del día. Me uno a ellos. Va haciendo rasquilla. Esperamos bajo las mantas térmicas a que vayan saliendo los demás.
Después de darle un poco a la protraxion para recuperar las cuerdas y de echar el cigarrito de salida, son las 20:30 cuando comenzamos el camino de vuelta. Es de noche y se ha metido algo de niebla, con lo que no se ve un pedo. Tardamos bien poco en perder la sendilla que inicialmente hemos cogido. Acabamos bajando en modo to-tieso ladera abajo, procurando no hostiarnos más de la cuenta.

Llegamos a las luces del parking pasadas las 9 de la noche. Buena hora. Cervecita, aperitivo y vuelta a Balmaseda. Más cervecita, algo de cenar, ese ronazo panameño (o de donde sea) que nos trae Zaca y al sobre certificaditos. Hasta el cordero dominical de Lerma, que tradicionalmente nos devuelve al cuerpo las calorías consumidas en el lado oscuro. Por vacaciones de Casa Antón cambiamos a Los Caracoles. Buen cambio.

5 comentarios:

  1. Buen reportaje!

    Me alegro que las vírgenes sigan donde las puso mi padre (qepd). Son canijas, sí; son las que le dieron. De todas formas, cualquier cosa se queda pequeña en ese agujero.
    Yo allí conocí el significado de la palabra "abismo".

    ResponderEliminar
  2. Hola Josu,
    vaya por delante de nuevo mi admiración y el cariñoso recuerdo para tu padre.
    Me encataría ver la pelicula que filmasteis cuando bajaisteis con tu padre por ultima vez ¿Está disponible en algún sitio?

    ResponderEliminar
  3. Hola chicos, yo también soy un veterano. He estado allí bastantes veces,y a fin de mes me propongo volver casi cuarenta años después de la primera vez.

    ResponderEliminar
  4. Hola chicos, yo también soy un veterano. He estado allí unas cuantas veces, y a fin de este mes me propongo volver casi cuarenta años después de la primera vez

    ResponderEliminar